Consejos Lacaresse en verano: ¿Cómo mantener la higiene íntima en la playa?

Verano es sinónimo de sol, playa, mar,  paseos románticos y pasión estival. Todo idílico y – como siempre con moderación – beneficioso para nuestro cuerpo. Hidrata bien tu zona íntima, antes durante y después del bronceado . Para todas las partes del cuerpo, inclusive la zona vulvar: protector solar, ropa protectora y sombra son el camino a seguir.

Anuncios

Consejos Lacaresse en verano: ¿Cómo mantener la higiene íntima de la mujer en las piscinas?

¿De qué forma altera el agua y el cloro de las piscinas el equilibrio en la zona íntima femenina? La vagina cuenta con una flora bacteriana que cumple una función protectora frente a patógenos externos: pero el aumento del pH provoca una disminución de esta flora, lo que podría aumentar el riesgo de tener una infección del tipo vaginal. Podemos cuidar nuestra zona íntima con un gesto muy sencillo: hidratarnos con un ACEITE INTIMO adecuado.

Cómo eliminar mal olor genital e infecciones con Lacaresse Cosmétiques Intimes

Un tabú que afecta a mujeres y hombres: nuestro olor corporal, concretamente nuestra zona genital. ¿Quién no ha tenido temores? Desde Lacaresse te damos las respuestas a tus preocupaciones. El olor natural de la zona íntima no es malo como nos lo han hecho creer, al contrario puede atraer y es una característica y seña de identidad personal.

Bicicleta, beneficios y cuidados de la zona íntima con los aceites íntimos Lacaresse.

Es nuestra zona genital a la que mayor atención deberíamos prestar por mantener el equilibrio de su pH, evitar la excesiva sudoración y protegerla de cambios hormonales (menopausia, andropausia, menstruación, parto y postparto), prendas ajustadas o poco transpirables, depilación, contacto con celulosas o efectos de un higiene íntima con productos inadecuados por contener generalmente parabenos, aceites minerales, siliconas, alcohol y perfumes sintéticos.

¿Usas leggins para hacer deporte o en tu día a día? Entonces, te interesan estos consejos Lacaresse

El uso de prendas ajustadas y el rozamiento constante ocasiona que la piel se enrojezca y se irrite por no permitir la adecuada circulación del aire manteniendo el exceso de humedad y/o calor. Al hacer ejercicio la temperatura corporal sube y el cuerpo libera calor a través del sudor. Si no se permite una transpiración adecuada el calor aumenta.